Historia

En las últimas décadas del siglo XIX ante el gran impulso educativo recibido por la provincia con la creación del Colegio Nacional (1871) y de la Escuela Normal (1884) la comunidad riojana vio la necesidad de contar con un centro independiente del ámbito escolar oficial que pudiera funcionar como apoyatura a los estudiantes, principalmente mediante la facilitación de material bibliográfico y la creación de un ámbito adecuado para el estudio y la investigación. Así nace la Asociación Mariano Moreno cuya principal finalidad fue precisamente la creación de una biblioteca pública.
El 6 de agosto de 1886 queda debidamente fundada esta asociación y su primera Comisión Directiva, constituida de la siguiente manera:
. Presidente: Prof. Flaviano de la Colina
. Vicepresidente: Pedro Calderón
. Secretarios: Justo Herrera y Francisco Sotomayor
. Tesorero: Lídoro J. Avellaneda
. Vocales: Lorenzo Torres, Dermidio Carreño y Gamaliel Vallejo
a quienes la revista “Láinez” en su número dedicado al cincuentenario de la biblioteca califica como “hombres todos estos laboriosos y bien inspirados, dispuestos a crear un ambiente general virgen, relativamente, a las especulaciones de la inteligencia”
Don Pedro Camilo Alem en su “Reseña Histórica de la Biblioteca Mariano Moreno” apunta que “Los primeros pasos de esta comisión los encontramos en la obtención de la personería jurídica el 24 de agosto de 1886 mediante decreto suscripto por el entonces gobernador Don Francisco Vicente Bustos
A través de distintas medidas por parte del Poder Ejecutivo, del Legislativo, del Consejo de Educación y de otras entidades, la flamante asociación percibe varias ayudas y subvenciones que conformarán los primeros recursos destinados a la futura construcción de un edificio.
Adquieren un terreno céntrico –el mismo en el que hoy se alza la Biblioteca– que en aquel entonces era un sitio baldío cubierto de arbustos, y el 25 de mayo de 1887, en un acto realizado en ese precario espacio, escenario de la futura construcción, se coloca la piedra fundamental de la obra. Es esa oportunidad los vecinos celebraron el comienzo de la concreción de un sueño y escucharon las palabras del Dr. Gaspar Gómez y del Dr. Manuel Pazos, quienes, desde un bordo del terreno se dirigieron a los presentes.
Este inicio entusiasta vería coronado su esfuerzo el 11 de diciembre de 1888, oportunidad en la que se abre al público el primer salón del edificio. Sin embargo, después de este primer logro, la Asociación atraviesa un período de inactividad y poco entusiasmo del que logra salir a instancias de los socios más optimistas que convocan a una reunión extraordinaria en el salón de la Escuela Normal, oportunidad en la que se decide dar un nuevo impulso a la Biblioteca para evitar que decaigan sus objetivos primordiales. En esa reunión, además de la renovación del compromiso fundacional, se arribó a la elección de una nueva comisión directiva presidida por el Dr. Gaspar Gómez en cuya gestión, conocida como una de las más laboriosas y fecundas, se concretaron muchas realizaciones tendientes a fortalecer la institución y hacer más funcionales sus servicios. Durante este período se designan bibliotecarios, se adquiere parte del mobiliario con el que aún cuenta la biblioteca, y, en el marco de un moderno concepto de difusión y apertura, se nombra una comisión de Propaganda en la Capital Federal, integrada por ilustres figuras del quehacer cultural: Joaquín V. Gonzalez, Florentino Barros, Adolfo Dávila y Salvador de la Colina.
El 9 de Julio de 1908 con la conmemoración de la fecha patria, queda oficialmente inaugurada la ampliación del salón al que se denominará “Rivadavia” y que actualmente sigue siendo el salón principal del edificio.

Un rol social
La Biblioteca Mariano Moreno cumplió a lo largo de los años un papel fundamental dentro de la vida cultural riojana, y sus instalaciones fueron no sólo el lugar requerido por estudiantes y docentes para sus labores, sino también el ámbito independiente y propicio para todo acontecimiento relacionado con el quehacer cultural y artístico de la sociedad riojana. Grandes figuras y hombres destacados formaron parte de su comisión directiva y contribuyeron al engrandecimiento de esta querida institución.
Con el correr de los años el edificio fue ampliándose y su capital bibliográfico acrecentándose y actualizándose a la medida de los requerimientos del público. Enrolada en una línea de apertura a la comunidad, la Biblioteca propició ciclos de conferencias, presentaciones de libros, charlas y debates sobre temas de interés general; organizó concursos literarios y de lectura tendientes a acercar a los jóvenes a la producción y a la lectura. Fue cátedra y tribuna de grandes personalidades del medio y de trascendencia nacional.

Un sueño editorial
En los últimos años la Asociación Mariano Moreno sumó a sus realizaciones una que merece especial atención por no ser habitual entre las actividades de las bibliotecas populares: se trata nada menos que de un emprendimiento editorial que, merced al impulso dado por un particular , pudo llevarse a cabo con éxito y hoy es realidad concreta, palpable y legible en los trece tomos de autores clásicos riojanos -inéditos o agotados- que constituyen la Colección “La Ciudad de los Naranjos”, obras de gran valor que en virtud de este esfuerzo son rescatadas del olvido unas y dadas a luz otras, y que de otro modo seguirían ausentes en el acervo bibliográfico riojano. Pero el sueño editorial no se agota en estas publicaciones. También fueron previstos concursos y certámenes de los distintos géneros que serán premiados con la edición de las mejores obras. De hecho, se editaron ya los poemarios que resultaron premiados en el Concurso de Poesía que se llevó a cabo oportunamente.

Ultimas concreciones y servicios incorporados
Sala “Enrique Peñaloza Camet”

Entre las últimas realizaciones concretadas cabe mencionar la construcción de un nuevo salón con depósito, espacio que se hacía necesario ante el crecimiento del patrimonio de la Biblioteca y la demanda de los ususarios y que fue impulsada por el Ingeniero Enrique Peñaloza Camet, quien falleció antes de que la obra fuera habilitada. Esta nueva dependencia, que lleva su nombre a manera de póstumo homenaje y reconocimiento perdurable a su figura, se inauguró el 28 de setiembre del 2001 y en ella se localizaron: el RINCÓN INFANTIL “OLGA SANTOCHI DE PAREDES” con bibliografía destinada a jóvenes y pequeños lectores y la BIBLIOTECA PEDAGÓGICA “ROSARIO VERA PEÑALOZA”, cuyo material es provisto en su gran mayoría por el Ministerio de Educación de la Nación.(Cabe mencionar al respecto que la Biblioteca Mariano Moreno ha merecido por su trayectoria, la localización de esta Biblioteca Pedagógica por parte de la Biblioteca Nacional de Maestros que brinda este servicio a docentes a través de nuestra institución).

Otros soportes bibliográficos
La Biblioteca se ha ido modernizando de acuerdo con las nuevas tecnologías existentes: incorporó el uso de computadoras y vídeos entre otros elementos inherentes al funcionamiento de la institución.
Actualmente, además del préstamo de libros, la Biblioteca pone al alcance de los lectores la posibilidad de consulta de material informático, conexión a Internet, fotocopiadora y sala de Video.

Un comentario sobre “Historia

  1. Hola, soy estudiante de la carrera de Licenciatura en Antropología de la Universidad nacional de Córdoba y quisiera saber si la Biblioteca cuenta con un registro de las conferencias realizadas. Estoy interesada en un evento que tuvo lugar durante el primer gobierno de Carlos Menem(como gobernador de la provincia) en donde si no recuerdo mal el Museo de La Plata devolvió a La Rioja unos restos óseos. Agradeceré la información. Saludos cordiales, Alicia Sant Tochón

Deja un comentario